(js,fjs);}}(document,"script","twitter-wjs");

lunes, 11 de abril de 2016

¿Qué formato es mejor, físico o digital?


¿En que formato deberia leer?

¿Físico o Digital? 

Y a fin de cuentas...

¿Cual es mejor?

En el presente árticulo busco responder todas esas preguntas en base a mi experiencia en la lectura de ambos formatos, te invito a leerla.


A la hora de leer un libro y dispongo del formato físico y digital, ¿Cuál elijo? ¿Cuál me conviene? ¿Cuál es mejor? ¿Qué beneficios trae cada uno?

Estas preguntas se están haciendo oír bastante entre los amantes de la literatura, tanto jóvenes como adultos (especialmente estos últimos que están descubriendo las ventajas de la tecnología digital). Por lo cual, no solo quiero responder esas preguntas sino también facilitarle la elección a cada uno de ustedes.

Quiero aclarar que todo lo expuesto está basado en mi experiencia personal, obviamente me informé sobre algunos puntos en Internet pero tengo experiencia en ambos formatos, por lo que la conclusión final es un consejo que quiero compartir con ustedes.

Como estamos comparando dos formatos diferentes, voy a desarrollar la entrada dividiendo los puntos entre “Formato Físico” y “Formato Digital”, comenzaremos pues con el formato que más antigüedad tiene.

Formato físico



La ventaja fundamental que nos presenta este formato, es el hecho de disponer del libro físicamente. Podemos disfrutar de conservar, observar y sentir (mediante el tacto) el libro, tanto su bellísima portada como cada hoja que vayamos leyendo. Ni hablar del olor que está impregnado en cada página. ¡Eso no es todo! A nivel personal, lo que más disfruto es el sonido al cerrar el libro (uno especialmente robusto). No me pidan que lo describa, quienes tienen libros en su biblioteca lo entienden.

No obstante, el espacio es un problema, si eres un lector asiduo te harás una idea de lo que es tener muchos libros en este formato y tener que ampliar tu biblioteca para guardarlos, si bien es precioso exponerlos, se puede considerar como una desventaja el espacio que ocupan.

¡El autor llega al país! Puedes ir a conocerlo y de paso te firme el libro, eso es otro de los beneficios únicos que presenta el formato físico. Que tanto autores como familiares (en caso de que te regalen un libro) puedan escribir una dedicatoria en la primera página. Es algo que quedará eternamente en el libro, mientras lo cuides bien claro.

Y eso nos da pie para una desventaja, el paso del tiempo y el uso son el némesis de los libros en formato físico. Me duele muchísimo que alguno de mis libros (especialmente los favoritos) se desgasten, ¡aunque los cuide como oro!. Y reza porque el libro esté bien impreso (porque algunos con abrirlos un poco se rompen, créanme). No obstante, de alguna manera, encuentran la forma de gastarse los muy condenados, ya sea en los bordes como en alguna página. Tienes que tener cuidado cómo y dónde lo lees, porque llevarlo en una mochila (para leer en el viaje) puede dañarlo, experiencia propia…

Otro de los aspectos negativos de los libros físicos es que son limitados, no siempre puedes conseguir el que buscas en tu librería preferida, sin mencionar que tienes que ir a comprarlos fuera de la comodidad del hogar. Si quieres compartirlo, tendrás que prestarlo o regalarlo, pero no habrá forma que conserves tu copia original, a menos que compres otro ejemplar.


Formato Digital



Los libros en formato digital buscan, como máxima prioridad, la comodidad en la lectura. Por lo que tendremos numerosos beneficios que no pueden ofrecernos el formato físico.

Comencemos destacando el almacenamiento, podemos disponer de una biblioteca de 11.000 libros en un dispositivo del tamaño de un caramelo, como un pendrive. Más allá del espacio físico, los libros suelen ocupar muy poco espacio digital.

No obstante, solo puedes disfrutar la calidad del libro a nivel narrativo, no con los sentidos como el tacto o el olfato, a diferencia de la calidad y experiencia que son características intrínsecas en los libros físicos.

La inmediatez en la adquisición de libros es uno de los aspectos más destacados del formato digital, puedes comprarlos desde la comodidad de tu casa y acceder a aquellas novelas que no se imprimen en tu país. Cabe destacar que transferirlo a un dispositivo para su lectura es tan sencillo como pasar a tu celular una canción desde la PC.

No solo eso, el precio suele ser mucho más accesible (ya que no cuenta con los costos de producción), incluso puedes conseguirlo gratuitamente y compartirlo con amigos, pero siempre recomiendo apoyar a aquellos autores pequeños que venden humildemente su libro y quieren lucrarse con ello, cosa que esta perfecto.

El cansancio visual que significa estar expuesto a una pantalla (LCD, LED, etc) hace tiempo que dejó de ser un problema con la aparición de los E-Readers como el Kindle de Amazon. A diferencia de dispositivos como los celulares y tabletas, la pantalla de los E-Readers como el Kindle (solo tengo experiencia con el Kindle, no sé a ciencia cierta si otros E-Readers poseen la misma ventaja) utilizan una tecnología, denominada como tinta electrónica, que brinda una experiencia visual casi idéntica a las páginas de un libro, de modo que no tiene ese agotamiento extra que supone estar expuesto a las pantallas de los dispositivos que mencione al comienzo.

Existen numerosas aplicaciones que están enfocadas a la lectura desde dispositivos como PCs, celulares y tabletas. Las más conocidas son iBooks (exclusivo de dispositivos de Apple) y Kindle Reader para cualquier plataforma. Por lo que no necesitas adquirir un Kindle para poder leer libros adquiridos desde Amazon, pueden ser ejecutados con el Kindle Reader.

La lectura desde un dispositivo digital permite acceder a ciertas ventajas como un diccionario, si hay alguna palabra que no entiendas simplemente la buscas desde el mismo dispositivo (subrayando o seleccionando). Además desde internet puedes adquirir más libros, la mayoría de los E-Reader vienen con WiFi integrado. No solo eso, también puedes subrayar frases o citas que te hayan gustado, personalmente este aspecto me ayuda mucho para las reseñas ya que suelo olvidarme de las frases favoritas mientras voy leyendo, y tampoco tengo el celular encima siempre para sacar una foto (sin mencionar lo incómodo que es eso). Y por último, factor decisivo para muchos adultos, puedes agrandar la letra del libro.


¿Conclusión?

Llegados a este punto… Está claro que formato es el que tiene más ventajas que desventajas ¡y por mucho!. Es normal, la era digital esta caracterizada por la comodidad y la inmediatez. Pero a fin de cuentas, seguramente continuas con dudas sobre que formato es mejor o no, con cual quedarte.

La respuesta es sencilla, ¡ocupa ambas!. El formato digital, si bien hace mucho más cómoda la lectura en varios aspectos, jamás reemplazará al papel, hay numerosos aspectos que todo lector que tenga experiencia leyendo libros en formato físico sabe. La calidad que ofrece el papel es única, como opinión personal siempre voy a preferir el libro físico en vez del digital, no obstante en varias ocasiones no podía darme el lujo de adquirirlo (ya sea por razones económicas o de stock) y acababa leyendo desde mi Kindle, que es una de las mejores compras que hice y del cual no me arrepiento.

Entonces utiliza ambas, no tienes que estar obligado a elegir solo una, si hay algún libro que sabes que vas a disfrutar consíguelo en formato físico, de lo contrario léelo en digital, probablemente si te encantó vas a querer tenerlo en tu biblioteca personal.


Una historieta divertida que encontré en Internet para hacerlos reír un poco


¿Cual es tu opinión?

¿Tienes un formato preferido?

¡Compártelo en los comentarios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario